Debido a la sensación que le provoca al ojo humano y a su interpretación de nuestro cerebro podemos decir si un color nos remite calidez o frialdad y es de acuerdo a esa reacción que podemos clasificarlos.

Los colores cálidos, por norma general, van desde el rojo al amarillo. Se incluyen los naranjas, marrones y dorados. Debido a que el rojo es el color más fuerte, se suele decir que es el más cálido, así que mientras más rojo tenga un color más calidez transmitirá.

Se relacionan con la cercanía, la intimidad y la energía ya que son los colores de la pasión y las hojas del otoño.

En contraparte, los colores fríos incluyen el azul, los morados y los verdes. Son los colores que nos recuerdan el invierno, el agua y la noche. Al igual que el rojo con la calidez, al color azul se le asocia más con el frío. Estos colores remiten tranquilidad, seriedad y profesionalismo.

Estos colores pueden combinarse muy bien entre sí para transmitir dichas sensaciones. Sin embargo, también existen colores complementarios que, aunque pertenezcan a la otra clasificación, otorgan muy buenos resultados. Estos colores están exactamente en el lugar opuesto dentro del círculo cromático. Por ejemplo, el opuesto del azul es el naranja por lo tanto es su color complementario y al combinarlo tus espacios quedarán excelentes.

Experimenta con distintas combinaciones ahora que sabes más sobre los distintos colores. En Acosta”s Pintores siempre estamos a tu disposición si necesitas la ayuda de un experto, así que si necesitas asesoría profesional solo llámanos.